domingo, 24 de septiembre de 2017

La Casa de la Calalga, Calp. S XVIII - XIX. por Miguel del Rey


Fue un interesante conjunto formado por una masía de cierta complejidad y un riurau exento, ambos de una calidad particular, suficiente para respetar sus condiciones arquitectónicas y formales, mantener la escala del lugar en cierto contexto, cuestión que no ha sucedido, a pesar de lo cual nos da idea de este pasado reciente en el que hemos perdido gran parte de nuestro patrimonio. Casa y riuraus se fotografiaron en torno a los años finales a la década de los 80 del siglo pasado y hoy el lugar es irreconocible; pero nos vale la memoria y desde ella -y con ella- vamos a describir una de las más bellas granjas agrarias calpinas, un buen ejemplo de una masía de cultura de la uva pasa del sur de la Marina.




La granja agraria constaba de varios elementos, unos formando un grupo aditivo entorno de la casa y próximo a ella un elemento aislado, un bellísimo riurau doble con dos sequers a ambos lados. Riurau de 8 vanos construidos con arcos rebajados en fachada y arcos tendentes al medio punto en la línea central de carga.

En la casa encontramos varias cuestiones a las que interesa hacer referencia, pues nos muestran muy bien la idea de los sistemas de agrupación, bien aditiva o de yuxtaposiciones que se dan en el mundo agrario a partir de la articulación de elementos canónicos conocidos en la cultura constructiva valenciana.

Podemos ver la articulación aditiva entre la casa y un pórtico adosado a la fachada, un pórtico de dos vanos  y arcos de medio punto. Un cuerpo adosado a un edificio ya existente, sobre una antigua granja ganadera, una granja que en un primer momento se construye articulando dos cuerpos canónicos, la casa y el corral. Pero lo interesante de esta articulación es que se trata de una yuxtaposición; se construyen a la vez casa y corral y forman una simbiosis, aprovechan cuerpos de un elementos, la casa, el cuerpo inferior de su segunda crujía, para con ella resolver el cuerpo cubierto del corral, al para formarlo solo hay que añadir lo que se entiende por el ras, el espacio abierto acotado por tapias donde recoger el ganado. odríamos decir que en parte es una granja similar a las llamadas cases de tros que tenemos en Benissa. Casas que pertenecen a un momento de colonización ganadera del territorio, previa al uso masivo de la agricultura en esta colonización.




El porche previo a la casa, adosado a ella, se entiende posterior en el tiempo, cuando la agricultura domina sobre la ganadería en esta ocupación del territorio. Porche, o naia, pues quizás se uso como espacio económico, adado que ya existía un riurau específico, se levanta como complemento, o bien como espacio domestico con funciones agrarias temporales, lo que se entendía por una naia. En ella se puede insistir en la elegancia de la solución, con sus proporciones de vanos y llenos, con sus dos aperturas características de la arquitectura doméstica agraria calpina